Arqueología de alta montaña

La arqueología mantiene su unidad teórica y metodológica, por lo que “arqueología en alta montaña”
es un neologismo que tan solo distingue al investigador por su capacidad de ascender a las altas cumbres.

Desde los trabajos del Primer Seminario Internacional de Arqueología de Alta Montaña, celebrado en 1999,
se ha venido ensayando en un criterio que pueda aglutinar antropológicamente a la alta montaña.

Para algunos especialistas el concepto debería ser únicamente de montaña, sin la condición de “alta”, “media” o “baja”; para otros, la alta montaña se establece por su distancia de la vida cotidiana como un espacio diferente, liminal, al cual el individuo llega en un estado de suspenso, con un propósito religioso; para otros la propuesta apunta a una sustentación geográfica.


Leer más